12 noviembre 2016

WOODEN SHJIPS (5-11-16) Teatro Barceló - Madrid

Dos años y medio después de su última aparición en Madrid, nos encontramos de nuevo con los de San Francisco, aunque sin nuevas canciones que presentar. No es necesario, su último disco "Back to land" (2103) sigue vigente para los seguidores fieles  Tiene además repertorio de calidad para defender en sus diez años de trayectoria  (así lo hicieron escogiendo canciones de todos sus discos) y si a ello le unimos que Ripley Johnson anda enfrascado en otros proyectos (como el recomedabilísimo Moon Duo)... la cita se presentó como oportunidad que no había que dejar escapar.

Entre un escenario de pantallas en blanco en el que se proyectaron durante toda la actuación figuras caleidoscópicas de colores y formas variadas pero diferentes según las canciones, aparecía el cuarteto californiano con camisetas blancas también, fundiéndose con el fondo y recreando una especie de "trampantojo" psicodélico. La batería de Omar Ashanuddin en el centro a la izquierda, y el bajo de
Dusty Jermier en el centro a la derecha, marcaban el camino a seguir, sonando primitiva, cruda y minimalista la primera, melódica y enérgica  y en primer plano el segundo. En los lados, la guitarra de Ripley Johnson afilada en los punteos con los que se remataron buena parte de las canciones y el sintetizador de Nash Whaler, vibrante, galáctico.

Así es como se presentaron  para hacernos viajar por los sonidos de la psicodelia rock progresiva y minimalista que bajo un apabullante muro de sonido nos envolvió entre momentos más krautrock "Ruins" o "Motorbike" otros más evasivos "Other stars",  "Everybody knows", "These shadows"... sobriedad escénica y pocas palabra, mucha electricidad y ruido... mucho ruido y buen ruido en un hora y media de hipnosis visceral.


Etiquetas: